Mediante su Plan de Acción por el Clima, la agroexportadora citrícola argentina San Miguel logró operar con un 67% de aprovisionamiento por energías limpias su complejo industrial de la localidad tucumana de Famaillá. Se trata de energía eólica, proveniente del Parque Eólico Los Olivos en Córdoba.

Según los directivos, la empresa proyecta un abastecimiento del 100% para este año, a partir de un nuevo acuerdo con la empresa de energía renovable Central Puerto.

El plan llevado a cabo por la empresa citrícola incluye la conservación de más de 8 mil hectáreas de bosque nativo (mayormente en el territorio tucumano), que funcionan como “desagüe” de las emisiones de dióxidos de carbono, y la energía verde utilizada en el complejo, logran evitar la emisión de 74 mil toneladas de CO2.

La Gerente Global de Ambiente, Salud y Seguridad de San Miguel, Paula Marincioni, explicó que la empresa se encuentra muy comprometida con la reducción de carbono en sus productos y que procuran “crear valor en armonía con el entorno”.

La Ley N° 27.191 de Energías Renovables fija una serie de objetivos y plazos para la incorporación de energías renovables al abastecimiento de los Grandes Usuarios Habilitados (también llamados GUH, son los que consumen 300 KW o más de energía eléctrica al año).

La ley exige una integración del 17% de energías renovables para el año 2022, del 18% para el 2023, el 19% para 2024 y del 20% para 2025.

Mediante el nuevo acuerdo con Central Puerto, San Miguel podría superar con cuatro años de anticipación el objetivo para el 2025.